Se sabe que nuestros antepasados domesticaron el maíz y a través del tiempo fueron adaptándolo a las condiciones de diferentes regiones, hoy en día es el cereal por excelencia para la industria, pero para los pueblos originarios de Mesoamérica representa nuestra herencia, identidad, cultura, es parte fundamental de nuestra vida.